El estudio de idiomas y su efecto sobre la salud del cerebro

Buenos motivos para que todos pasemos por el Stand de Armenia
Feria del Libro – Buenos motivos para que todos pasemos por el Stand de Armenia
9 mayo, 2018
“OK” Una expresión del inglés exportada a todo el mundo
12 junio, 2018

Estudiar idiomas conlleva innumerables beneficios: mejora la posibilidad de encontrar trabajo y la calidad del mismo, nos da acceso a información no disponible en español, nos permite comunicarnos al viajar y relacionarnos con otras culturas. Pero los beneficios no paran ahí, hablar más de una lengua protegería nuestro cerebro contra el deterioro de la edad.

La Dra Ellen Bialystok, es una reconocida neurocientista, profesora e investigadora en la Universidad de York, en Toronto, Canadá; y premiada por sus contribuciones a las ciencias sociales.

Ella dedicó su trabajo a investigar  las funciones cerebrales de las personas que hablan más de una lengua. Sus estudios abarcaron individuos de distintas edades. En el caso de los niños se demostró que que las funciones ejecutivas de la mente (atención e inhibición selectiva, desplazamiento de atención y la memoria de trabajo) están más desarrolladas en los niños que hablan más de una lengua que en los que son monolingüistas. Esto ocurre con los dos tipos de bilinguistas, los que adquieren dos lenguas desde la más temprana edad, a través de sus padres; y los que adquieren la segunda lengua como resultado de haberla estudiado.

El cerebro es plástico, se adapta durante toda la vida, y los beneficios de la adquisición de una segunda lengua pueden adquirirse en cualquier momento y perdurar. Por este motivo el estudio de idiomas es cada vez más recomendado por médicos y psicólogos, como un ejercicio para conservar la salud del cerebro.

En el caso de los adultos, las investigaciones de Bialystok y colaboradores puedieron probar que monolinguistas y bilinguistas activan distintas redes neuronales a la hora de ejecutar algunas tareas que se relacionan con las funciones cognitivas. Los bilinguistas reaccionan más rápido y demuestran mayor control sobre sobre la atención selectiva.

La salud de cerebro

El proceso de envejecimiento ocurre en todos los sistemas del cuerpo incluido nuestro cerebro. Este proceso lleva muchas veces a la demencia Senil y el Alzheimer pero diversos factores pueden acelerar o detener este proceso.

Numerosos estudios han demostrado que una buena alimentación y el ejercicio contribuyen a retrasar el envejecimiento del cerebro.

Los efectos positivos del bilinguismo parecen conservarse a través de los años y hasta fortalecerse. El uso continuo de dos idiomas parece reclutar más seguido el uso de las funciones ejectuvas que se ponen en juego y se ejercitan constantemente.

Esta constante puesta en juego de tareas mentales que reclutan a las redes neuronals sería la responsable por la protección de las funciones cognitivas del cerebro que terminaría inhibiendo y contrarrestando el avance del Alzheimer.

Así que estudiar idiomas es bueno para encontrar trabajo, para comunicarnos con otros, para entender otras culturas, y para ejercitar y rejuvenecer nuestro cerebro.

¡Llegá más lejos, estudiá idiomas con nosotros!