Dime de dónde vienes y te diré qué comes

Los idiomas y los “falsos amigos”
21 junio, 2018
Do you speak … Klingon? De lenguas inventadas y lenguas fallidas
5 julio, 2018

Hay muchas maneras de conocer un pueblo, la historia de cada uno está escrita en sus ciudades, en sus monumentos y en su arte.

Recorremos museos, paseamos por negocios o ferias y también…saboreamos sus platos.

Los platos están siempre ahí,desde que nos levantamos a desayunar hasta la cena, antes de dormir.

Si nos levantamos una mañana cualquiera,  en la mayor parte de la Argentina vamos desayunar un café con leche o un té que podemos acompañar con unas facturas anarquistas ¿perdón? Sí, leyó bien, anarquistas, porque el gremio de panaderos del siglo XIX estaba formado más que nada de inmigrantes con esa tendencia política. Por eso el bollo relleno de dulce de leche se llama “bolas de fraile” y el que está relleno de crema pastelera “suspiro de monja” y es solo el comienzo, del día y de la comida. Eso sí, si lo impresionan las bolas de fraile, es muy libre de comerse un “vigilante”, o sea, al policía de la cuadra.

Pero a veces las referencias son más sutiles, y el motivo de los platos está escrito muy dentro de la historia de cada país o cada región. No es de extrañar que el plato preferido de los argentinos, durante el desarrollo del país haya sido la carne vacuna y que su consumo recién empezó a bajar a favor de una dieta más variada en las últimas décadas.

Los italianos le han exportado la pizza a toda la humanidad, es difícil ponerle fecha a la pizza, en realidad se hizo muy popular entre los habitantes más humildes de Nápoles y la emigración forzada a través de la historia la llevó a todo el mundo e impuso su nombre, pero existen variantes  en Europa, Asia y África de panes planos con condimentos, todos creados de forma autónoma.

Las comidas son regionales, muestra de ello es Alemania, según la región sea cercana a una de sus tantas fronteras internacionales, encontraremos que su gastronomía cambia para parecerse o tomar ingredientes prestados de los distintos países o regiones con las que colinda.

Todos identificamos, sin embargo, un plato como el típico de esa nación. Se trata de la salchicha alemana.

Al igual que con la pizza, la salchicha alemana tiene hermanas y primas… y abuelas similares que se remontan a siglos, pero los alemanes han convertido la salchicha  en su marca gastronómica característica y la han exportado al mundo.

Hay innumerables variedades regionales pero, hacia 1852, los carniceros de Franckfurt elaboraron una variedad que pasó a conocerse como la “Frankfurter”, finamente especiada y ahumada, con un color y un aroma característico que las hizo famosas alrededor del mundo.

Volemos a las Islas: Fish and chips en el Reino Unido. Se supone que el pescado frito fue una novedad introducida a las islas por judios portugueses y españoles, preferentemente se elaboraba con bacalao, pero luego comenzó a hacerse con distintos pescados.

Fue en el siglo XIX  cuando este plato que llegó, en parte con los judios refugiados de España y Portugal (el pescado frito empanizado) durante la unificación de las coronas españolas, y luego del descubrimiento de América (desde donde las papas llegaron a Europa), que la clase obrera inglesa incorporó éste como su plato predilecto, por su sabor, costo y aporte alimenticio.

Moules frites, la ratatouille, escargots de Bourgogne, varios platos se disputan en distintas regiones francesas cuál es el plato nacional. Pero no tenemos más espacio para contar la historia ¿nos la podés contar vos?

¿Cuál es la historia de la Paella? ¿Cuándo aparecieron las papas en los platos típicos de los europeos? ¿Qué comen los nórdicos? ¿quiénes inventaron el ceviche peruano? ¿qué prefieren los japoneses? Pero sobre todo ¿cómo los podés pedir en su  propio idioma?

Contanos lo que sabés, escribinos

Llegá más lejos, estudiá idiomas con nosotros!